ATRAS
 
 
 
 

Notas de Inters

La pirotecnia y nuestras mascotas

ZOOM

Se acercan las fiestas y muchas mascotas sufren por la pirotecnia. Sugerencias.

Con la llegada de las Fiestas, comienza el uso y abuso de artículos de pirotecnia. Con “ésta práctica”, en algunos animales se llevan a estados de alteración que van del simple nerviosismo al total descontrol, huida seguida de extravío, lesiones más o menos graves (heridas, fracturas, mutilaciones) e incluso la muerte.
Desensibilización: existen métodos para evitar que nuestro perro, desde cachorro, desarrolle la fobia por las explosiones. En los casos de animales muy sensibles a los ruidos en general y las detonaciones en particular, comenzar a exponerlo a ruidos o explosiones en forma paulatina y progresiva, día a día, muchos dias antes de Navidad y Año Nuevo, e intentar que para el 24 el y 31, el animal ya haya perdido el miedo a los ruidos o por lo menos “esté mas acostumbrado” a los mismos
Cuidado y compañia. Si Ud. tiene planeado pasar la jornada en su casa, permanezca cerca de él. Si, por el contrario, lo hará en otro lugar y no puede llevarlo, es conveniente mantenerlo sedado.
Conténgalo: procure que, en el momento de mayor intensidad de las explosiones, los animales se encuentren en lugares seguros y aislados de los ruidos (una habitación, galpón o baño en desuso). No lo encierre en lugares con elementos potencialmente peligrosos para su integridad física, como ser habitaciones con herramientas, botellas, puertas de vidrio, etc. Evite dejarlo en la terraza, o suelto en lugares de paso obligado, ya que en medio del caos puede morder a las personas que llegan a la casa o directamente escapar.
Identifíquelo: muchas veces a pesar de todo nuestro empeño y previsión, nuestro perro se escapa. Un perro asustado puede llegar a recorrer enormes distancias, desorientándose, lo que seguramente hará que se extravíe en forma definitiva. De ahí la importancia de identificacarlo (placas, chapitas, tatuajes, etc) lo que aumentarán las posibilidades de recuperarlo.
Medicarlo: en muchos casos no nos queda otra alternativa que someter a nuestras mascotas a un tratamiento con fármacos. Tranquilizantes y o sedantes son algunas de las opciones terapéuticas con las que contamos en la actualidad para hacer este trance más llevadero.
El tipo de medicamento a utilizar, y su dosificación, varía enormemente de un animal a otro, por lo que, de ningún modo, debe ser el propietario, un vecino o amigo quien tome esa decisión, ya que en esos casos seguramente "el remedio será peor que la enfermedad". Recurra a su Médico Veterinario, quien es el único que conoce en profundidad a su mascota y puede indicarle, en forma profesional y responsable la medicación a utilizar, minimizando sus riesgos.
Tomemos conciencia: nuestros perros y gatos son parte de nuestra vida, y comparten, diariamente, nuestros buenos y malos momentos.
Los humanos debemos asumir que su salud y bienestar son una responsabilidad a la que no podemos ni debemos renunciar, por lo que nuestros festejos y demostraciones de alegría pueden significar para ellos, si no les prestamos la debida atención, un verdadero desastre.
Reducir en lo posible el número de perros lastimados, perdidos o muertos por culpa de la pirotecnia es una buena manera de comenzar el nuevo año.
 




SUBIR
ATRAS